Breve historia del coche fúnebre

coche-funebre-funerval
¿Qué es una funeraria?
19 de febrero de 2021
rituales-funerarios-valladolid-funerval
Rituales funerarios
25 de febrero de 2021

En este artículo vamos a descubrir brevemente, la historia del coche fúnebre.

El coche fúnebre es muy importante en la realización del servicio funerario, en él se depositan los restos del difunto para realizar el trayecto hasta su entierro o incineración, pero ¿Por qué se utiliza hoy en día este transporte?
Antiguamente este tipo de vehículos era tirado por caballos, por lo que era posible transportar también a los familiares del difunto. El inventor de este vehículo tan peculiar fue George Shillibeer y lo popularizo en Inglaterra en el siglo XVI. Creció su popularidad todavía más en el siglo XVIII, cuando se empezaron a construir los cementerios fuera de las ciudades, al estar lejos de las iglesias era necesario cubrir ese largo trayecto con este tipo de vehículos. Una curiosidad de aquella época era que se le ponían unas plumas de avestruz al coche, cuantas más plumas mas rico era el difunto. También se podía saber si el difunto era hombre o mujer por el color de los caballos, negro para los hombres y blanco para las mujeres, como curiosidad, si el propietario de la funeraria no tenia ese tipo de caballo lo teñía.
funebre-interior-funerval
Al finalizar la Segunda Guerra Mundial y con la creación del automóvil, se empezaron a reemplazar los caballos por los motores y se crearon coches tipo limusina. En sus principios de motorización y debido a la largura de su parte trasera, muchos de estos coches fúnebres fueron utilizados como ambulancias, hasta que en 1979 se prohibió definitivamente su uso como ambulancia por cuestiones sanitarias.
Los colores característicos de este tipo de coches son el negro y el gris, aunque también podemos encontrar alguno en color blanco, pero no es lo habitual ya que los colores oscuros son mas sobrios y elegantes. En culturas como la japonesa, se les suele adornar con los elementos característicos de su religión, en este caso la budista.
El coche fúnebre moderno tiene un chasis alargado con suficiente espacio para que entre un féretro y las flores que acompañan el servicio, en algunas ocasiones se puede llevar otro coche solo para los arreglos florales, además está bien equipado con seguros que estabilizan el féretro para evitar deslizamientos que lo puedan dañar.
En la parte de delante, podemos observar como se parecen a una limusina con capacidad para el conductor y en algunos de estos vehículos incluso para dos acompañantes que se encargarían de llevar el féretro.

Existen diferentes estilos de coches fúnebres entre ellos podemos encontrar el Hispano Suizo, el Buick Riviera Special o el Studebacker Six. Si nos queremos ir atrás en el tiempo podemos encontrar los carruajes tipo Estufa, Carroza ligera estilo vienés, la imperial estilo renacimiento o la Grand Doumond entre otras.

Aunque son muchas las marcas de coches que cuentan con coches fúnebres como Mercedes-Benz, Lincoln, Ford entre otras, ninguna tiene en su catálogo estos coches para no verse asociados a ellos.
En su largo recorrido a través de la historia ha visto como cambiaba no sólo la forma de realizar los cortejos fúnebres, sino también la forma y su propio diseño.
Si conoces alguna otra curiosidad sobre este tema déjanoslo en los comentarios.