Controlar la ansiedad en momentos difíciles

ayuda psicológico en un proceso de duelo
La importancia de pedir ayuda psicológico en un proceso de duelo
10 de octubre de 2021
escoger una funeraria
7 cuestiones relevantes para hacer al escoger una funeraria
4 de noviembre de 2021

¿Qué es la ansiedad?

 

La ansiedad es una respuesta de nuestro organismo ante una situación de peligro. Cuando nuestro cuerpo o nuestra mente identifica que una situación es potencialmente peligrosa, se activa, con la finalidad de facilitar la huida.

 

Signos y síntomas de ansiedad

 

Para ello el corazón bombea más sangre, lo que se traduce en taquicardia, se hacen intercambios más rápidos de oxígeno y dióxido de carbono, por lo que se hiperventila, se tensan los músculos… En definitiva, nuestro cuerpo se preparará para poder salir corriendo de esa situación peligrosa.

 

Tipos de ansiedad

 

  • La ansiedad positiva o «eustrés»: se origina cuando nos activamos ante una situación de peligro real.

 

Por ejemplo, si estamos en casa y empieza a oler a quemado y vemos salir mucho humo de la cocina, el eustrés nos activaría para poder salir corriendo y llamar a los bomberos.

 

Esta activación es la que nos permite seguir con vida, porque nos protege del peligro.

 

También ocurre cuando ante un pico de trabajo o una situación especialmente complicada, como la que vivimos hoy en día, nos permite seguir en pie, muchas veces sacando fuerzas de donde ya no las hay.

 

  • La ansiedad negativa o «distrés»: Ocurre cuando nuestro organismo se activa de la misma forma que si estuviésemos viviendo una situación potencialmente peligrosa, pero en realidad, ésta no lo es.

 

Es lo que normalmente se conoce como ansiedad. Los síntomas son, taquicardia, hiperventilación, tensión muscular, nudo en el estómago, entre otros. En estos casos lo habitual es que nuestros pensamientos están magnificando una situación.

 

Pensamos que algo es horrible, catastrófico, que va a salir mal… ¿Cuántas veces hemos sentido ansiedad al hablar en público, en un examen o en una reunión importante? La causa está en nuestros pensamientos. Ideas irracionales, de tipo negativo que nos hacen ponernos en lo peor, cuando muchas veces ni siquiera se asemejan a lo ocurrido.

 

Consejos para controlar la ansiedad

 

Identifica las emociones

 

Es normal sentir ansiedad, todos lo experimentamos. Ser conscientes de ello es el primer paso para poder gestionarlo.

 

Ventila las emociones

 

Es importante poder expresar lo que sentimos. Hablar con personas de confianza, pedir ayuda psicológica o hacer un diario emocional en el que escribas cómo te sientes y lo que piensas, te ayudará a asimilar la situación.

 

Pon tu foco de atención en lo que puedes hacer

 

Pon tu foco de atención en lo que depende directamente de ti, en lo que tú puedes hacer, no en los demás, o en las situaciones externas.

 

Cuida tus pensamientos

 

Cuidado con lo que piensas. En ocasiones detrás de la ansiedad están pensamiento de tipo irracional, como pueden ser ideas catastrofistas, pensar que todo va a ir mal…

 

Interpreta la realidad de forma objetiva

 

Los pensamientos son tu forma de interpretar la realidad, pero no la única. Ser capaces de hacer una interpretación más objetiva nos puede ayudar a reducir la ansiedad.

 

Practica deporte

 

Aunque sea unos minutos, haz una tabla de ejercicios. El deporte genera endorfinas que nos hacen sentir emociones agradables, además de mantenernos activos y de ser una herramienta útil para reducir nuestro nivel de ansiedad.

 

Realiza alguna técnica de relajación

 

La que más te guste, yoga, meditación, respiración abdominal o diafragmática, relajación abdominal… o simplemente puedes escuchar música relajante y transportarse mentalmente a un lugar relajante.

 

Busca espacios para ti

 

Encuentra un lugar para cuidarte y mimarte. Por ejemplo, disfrutar de una ducha o un baño relajante, nos puede ayudar a bajar el nivel de ansiedad. Párate y sé consciente de cómo el agua cae por tu espalda y de la sensación agradable de la espuma en tu piel.

 

Utiliza el sentido del humor

 

Cuando somos capaces de reírnos de nuestra situación, implica que somos capaces de relativizar, de ampliar el foco y verlo desde otro punto de vista.

 

Además de generar emociones agradables, la activación fisiológica que produce la risa ayuda a contrarrestar la activación negativa de la respuesta de “distrés” o ansiedad negativa.

 

Aprende a tomarte las cosas con humor, no dejes de sonreír a la vida, pero no te confundas, utilizar el sentido del humor nunca implica reírse de los demás.

 

Cuida tu sueño

 

No alterar el ritmo de sueño y vigilia y dormir al menos durante 8 horas al día. Sabemos que una de las funciones principales del sueño es reducir el nivel de ansiedad.