Cuando se realiza cremación de un cuerpo ¿qué sucede con su alma?

Estrategias para superar el dolor (1)
Estrategias para superar el dolor por la pérdida de un ser querido
29 de junio de 2021
Cremación y su impacto ambiental
Cremación y su impacto ambiental
29 de junio de 2021

Alrededor de la muerte y de la transición hacia el más allá se erige una vasta neblina de misterio e incertidumbre. Muy poco se sabe de lo que sucede al momento en que el cuerpo físico es despojado de vida alguna, sin embargo, son muchas las teorías y mitos que se han establecido acerca del camino del alma a partir del momento del deceso.

Las consideraciones de lo que ocurre con el alma de un cuerpo son tan diversas que es difícil encontrar un punto de convergencia. No obstante, para muchas religiones la cremación como práctica de despedida del cuerpo sobre este mundo ha constituido a través de los siglos un tema de común acuerdo.

Desde el catolicismo hasta el judaísmo han negado fervientemente la implementación de esta práctica y alejándose de lo recomendable por múltiples razones que darían como consecuencia el sufrimiento del alma. 

Es por ello, que el método que se elige para el último adiós del cuerpo resulta sumamente importante en algunas religiones y culturas, y que este puede aliviar molestias o crear unas nuevas.

 

¿Qué es la cremación?

Consiste en una práctica que se realiza en un crematorio para deshacerse del cuerpo muerto a través del fuego, quemándolo, donde se reduce el tejido humano, evaporándose y reduciéndolo hasta sus más básicas constituciones (huesos). 

La cremación se remonta a tiempos del neolítico y su origen se debe a innumerables creencias, donde la principal de ellas se fundaba en el temor de los hombres primitivos de que los espíritus malignos volvieran a sus cuerpos y les causarán daño.

 

¿Arde el cuerpo, arde el alma?

En contraparte a las creencias religiosas, muchos de los estudios de la materia confluyen en que una vez muerto el cuerpo físico, el alma abandona el mismo en una elevación y salida del espíritu. 

De esa forma, al entrar en contacto con el fuego o cualquier otra práctica luego del cese de los signos vitales, el alma ya no se encuentra, pertenece, ni siente nada con respecto al cuerpo. Asimismo, la cremación no afecta o perjudica ninguna otra parte que no corresponda al cuerpo físico, por lo que técnicamente el alma se mantiene intacta.

De igual forma, según los estudiosos, el fuego en vez de perjudicar lo que hace en beneficiar un proceso que eventualmente tomará el mismo camino, haciendo presente el concepto de la dispersión. 

La dispersión establece que con ayuda del fuego el cuerpo astral se disuelve más rápidamente, siendo el alma liberada de cualquier tipo de atracción hacia el cuerpo inerte  que podrían obstaculizar su camino hacia el más allá. 

En los últimos años la cremación ha ganado gran popularidad como práctica para dar un último y especial adiós a los seres queridos. Sin embargo, de acuerdo a las preferencias de la persona conmemorada esta opción puede resultar más o menos idónea, es por ello que se recomienda constantemente colocar en primer plano los deseos y creencias de ese ser amado que ya no se encuentra a tu lado para lograr un resultado que sea capaz de captar su esencia en un último acto de amor y de buena fe.