El Duelo, tipos y fases para superarlo

etapas del duelo
Conoce las etapas del duelo por la muerte de un ser querido
5 de septiembre de 2021
En qué consiste la cremación
En qué consiste la cremación
14 de septiembre de 2021

Superar el duelo es un proceso lento, complicado y aunque es un sentimiento natural de pérdida, dolor y gran tristeza, por el que todos alguna vez tendremos que pasar, es conveniente saber que existen distintos tipos de duelo y fases para superarlo.

 

Tipos de duelo

Los duelos, por muy dolorosos que nos resulten, representan una oportunidad extraordinaria para nuestro crecimiento personal, fortalecimiento emocional y reforzamiento de nuestro carácter. Una persona sana será capaz de afrontar y superar la pérdida de los seres queridos con la tristeza que supone, pero también con mucha templanza.

 

Duelo Normal

El duelo normal puede durar hasta dos años. El dolor y sufrimiento por la pérdida del ser querido es normal y somos capaces de aceptarla, afrontarla y superarla.

 

Duelo anticipado

El duelo puede dar inicio antes de que nuestro ser querido haya fallecido. Se presenta ante el diagnóstico de una enfermedad incurable. El sentimiento de duelo es intenso y puede hacernos sentir impotentes por el hecho de no poder ayudar a nuestro ser querido. 

 

Duelo sin resolver

Cuando ha pasado el tiempo suficiente, entre 18 y 24 meses y aún no hemos logrado superar la partida del ser querido. 

 

Duelo crónico

Dura durante años y es considerado patológico o complicado por la manera que nos hace revivir una y otra vez, de manera detallada los sucesos ocurridos alrededor de la muerte.

 

Duelo ausente

Cuando nos negamos a que los hechos hayan ocurrido, como mecanismo de defensa ante la triste realidad de la pérdida y nos quedamos estancados en esta fase.

 

Duelo retardado

Da inicio tiempo después de ocurrido el hecho. Es muy común en personas que controlan sus emociones en exceso para parecer fuertes ante los demás.

 

Duelo inhibido

Cuando tenemos dificultades para expresar lo que sentimos, buscamos evitar el dolor de la pérdida y esto nos impide llorar o manifestar nuestro duelo. Esta inhibición puede somatizar causando enfermedades orgánicas.

 

Duelo desautorizado

Cuando se nos prohíbe o desautoriza a sentir tristeza por la pérdida del ser querido y se nos reprocha nuestro duelo y lo ocultamos, lo viviremos más intensamente y será más difícil de superar.

 

Duelo distorsionado

Se manifiesta como reacción desproporcionada ante la pérdida. Ocurre cuando la persona ya ha experimentado un duelo anterior y se encuentra ante una nueva situación de pérdida. 

 

Etapas del duelo

Existen varias etapas de duelo y aunque es complicado establecer un proceso exacto a llevar a cabo o una secuencia de acciones a realizar para asimilar la pérdida, trataremos de explicar de manera sencilla, las diferentes etapas de duelo y sus características.

Es importante que sepas que las fases del duelo no necesariamente llevan una secuencia. Cada individuo es distinto y sus sentimientos y fortaleza emocional lo llevará por el camino correcto que no tiene por qué ser en el orden en que han sido establecidas las etapas del duelo según veremos a continuación.

 

Negación

Mecanismo de defensa donde la persona no acepta la realidad de la pérdida del ser querido. Esta fase es completamente normal, nunca estaremos preparados para dejarlo ir.

 

Cólera o ira

Se puede dar el caso de que sintamos ira y rabia, nos culpemos a nosotros mismos o a los demás. 

 

Negociación

El dolor puede llevarnos a negociar o comprometernos en situaciones que tal vez no podamos llevar adelante, como prometer al difunto alcanzar metas en su honor o hacernos cargo de alguna de sus obligaciones. 

 

Depresión

La muerte de alguien cercano puede llevarnos a una situación extremadamente dolorosa, acompañada de una enorme tristeza y desconcierto. Los síntomas de esta etapa son similares al trastorno depresivo, con la diferencia de que al ser superado el luto, desaparece la depresión.

 

Aceptación

Cuando el desapego emocional y la comprensión de lo sucedido nos permiten aceptar la pérdida, comienza una nueva etapa en nuestra vida. Buscaremos la manera de seguir adelante sin nuestro ser querido, pero con la confianza de que estaremos bien.

 

Vivir el duelo

Cada persona tiene una manera muy particular de vivir la dolorosa experiencia que significa el duelo, en la cual no se debe intervenir a menos de que se transforme en un sentimiento agobiante, imposible de superar que nos lleve a la no aceptación, al aislamiento y a la depresión, donde será necesario buscar ayuda psicológica.