¿Entierro tradicional o cremación directa?

Funeral natural
Funeral natural
25 de enero de 2022
empresa de servicios funerarios
¿Qué servicios ofrece una empresa de servicios funerarios?
8 de febrero de 2022

Cada cultura, religión y familia tienen creencias, rituales y conceptos arraigados en relación con los funerales. 

En otro sentido, los costes que se añaden tienen una marcada influencia sobre las prácticas funerarias y las decisiones que se toman al respecto. 

Estos factores son los que establecen las condiciones que regirán el acto funeral, si será elaborado, con alguna práctica religiosa o laica y el lugar. 

También influye si el funeral tendrá un acto velatorio y si los restos luego serán enterrados o cremados.

 

Funeral tradicional

El más acostumbrado, incluye un servicio formal, con uso de coches fúnebres para transportar el cuerpo y los allegados al cementerio y la disposición final del cuerpo o los residuos.

En general, es el funeral más caro. Además de los cargos básicos, incluye el costo del embalsamamiento, del ataúd, la parcela o cripta en el cementerio y otros servicios.

 

Entierro directo

En este tipo de costumbre, el entierro sucede a las pocas horas después del fallecimiento, dentro un contenedor simple o alternativo sin ningún tipo de ornamentación.

No cuenta con algún velatorio, aunque se puede realizar un servicio conmemorativo al pie de la tumba.

El precio que debe pagar es más bajo que en el anterior, solo se suman los cargos por los servicios básicos de la funeraria, el transporte, ataúd y la parcela.

 

Cremación directa

Para esta práctica el cuerpo se crema o incinera sin embalsamar en un lapso muy corto después de ocurrido el deceso.

En este caso, los restos ya incinerados, convertidos en cenizas, se colocan dentro de una urna u otro contenedor. 

Para este acuerdo no se ejecuta ninguna rutina y en lo que se refiere a la colocación de los restos en algunos casos se guardan en la casa del fallecido, en la de un familiar o en un nicho en algún camposanto. 

Sin embargo, una de las prácticas más comunes es la de esparcir estas cenizas en un lugar escogido con antelación por el fallecido o por sus allegados, que guarde un significado especial. 

Por lo general, la cremación directa tiene un coste bastante menor, con cargos muy reducidos y básicos, bastante por debajo del precio a cancelar por un servicio completo como el que corresponde el funeral tradicional.

El valor a pagar por la incineración se añade si la funeraria no tiene su propio horno crematorio. También el precio de la caja donde se van a situar los residuos una vez concluida la incineración. Este contenedor es el que luego entregan a los familiares.

En lo referente al precio de la parcela o de la cripta en el cementerio se incluye solo cuando estos restos van a descansar en un nicho u otra selección dentro de un cementerio.

Los proveedores de los servicios fúnebres cuentan con los preparativos necesarios para formalizar las cremaciones directas, es usual que proveen del contenedor que se utilice para reemplazar el féretro.

Por último, es decisión de los familiares la alternativa que decidan seleccionar al ocurrir un fallecimiento.