Formas de enfrentar el duelo

¿La cremación es una elección acertada?
8 de noviembre de 2021
Tradiciones fúnebres
Tradiciones fúnebres
15 de noviembre de 2021

Coexisten diferentes escenarios de plantarse un duelo, está muy relacionado con nuestras creencias y cómo manejamos nuestras emociones. También suma hacia donde está enfocado ese duelo y las particularidades propias que lo originaron.

Como ya sabemos un duelo está caracterizado por emociones encontradas y no controladas creando un desequilibrio que no es capaz de adaptarse a los cambios que conlleva a esa pérdida, por lo que si no es tratado a tiempo puede generar daños irreparables tanto al cuerpo físico como en el área psíquica.

 

En un duelo operan disímiles universos

El duelo puede pasar por un proceso largo y difícil o transformarse en tolerable, aunque sea muy doloroso, incluso si eso significa llorar o gritar. Favorablemente existen herramientas que ayudan a desestimar el dolor que ocasiona desgaste en el individuo.

Otra forma de manejar el duelo haciéndolo natural y saludable es canjeando rechazo por aceptación, desinterés por motivación, vacío por acción, tristeza por alegría, callar por expresar los sentimientos, muy importante contar con el apoyo de un profesional, consejero o guía, que mediante acompañamiento le permita lidiar con su duelo bien sea de manera individual o grupal.

 

Desengancharse de la culpa

El sentirse culpable crea angustia, perturba y en la mayoría de los casos lo arrastra a la soledad, la tristeza, la furia, el juzgarse, incluso creer que no debería sentirlo, permitiéndose reaccionar de maneras que queriendo liberar emociones se niega a vivirlas, sin experimentar en forma plena sus sentimientos.  

 

Ser paciente

Cada persona requiere hacer el duelo de manera que sienta que es el tiempo adecuado para él, sin hacer juicios, ni se critique, por no sanar tan rápido como piensan los que están a su alrededor que queriendo ayudar a superarlo agrava la situación.

 

Hablar con otras personas

Departir y conversar con terceros de la pérdida, bien sea personas de confianza, familiares o terapeuta, es importante saber escuchar, lo cual puede ayudar a liberar y procesar de manera más consciente los sentimientos, haciendo énfasis en no enjuiciar, para que todo evolucione de un modo natural.

 

Incorporar actividades

Parte de la adaptación de un duelo es estructurar su tiempo, una pérdida representa el ir y venir, entre elegir en ese mundo perdido de recuerdos del pasado o centrarse a estar bien, conectándose con el aire libre, tomar un baño relajante, ir a cenar con amigos, visitar lugares nuevos, cambiar de trabajo, riese, regalar felicidad, a pesar de su pérdida.

 

Cuidarse y unirse a grupos de ayuda

Cuidarse es atender sus necesidades tanto físicas como psicológicas, involucrando caminatas, correr o andar en bicicleta, pegarle a una bolsa de boxeo libera la frustración y la ira, centrarse más en los buenos recuerdos y significativos.

 

Los grupos de apoyo ofrecen la posibilidad de compartir experiencias similares, sugerencias y orientaciones prácticas, donde alcanzan a observar que el comportamiento viviente es una realidad de un proceso eventual y solo cada ser es responsable de salir o no, la intensidad del duelo disminuye a lo largo de un año o más.

Otro aspecto importante es cuidar el sueño, porque el duelo es agotador tanto física como emocionalmente.