Tendencias en servicios funerarios

Todo acerca de la cremación
Todo acerca de la cremación
24 de febrero de 2022
Derechos funerarios
8 de marzo de 2022

En la actualidad la forma en que afrontamos y manejamos una situación natural y segura como es el fallecimiento de un ser querido, viene mostrando cambios y adaptaciones constantes.

Las diferentes maneras de despedir a nuestros seres, la adecuación de este ritual a una conciencia ambiental cada vez más positiva está entre lo más cambiante.

De igual manera, el deseo de conservar un recuerdo de quien deja de estar presente en forma física, encuentra su forma. Así mismo pasa con la introducción de la tecnología en los rituales funerarios como tal.

 

Lugar de despedida

A lo largo del tiempo se ha visto una tendencia cambiante en cuanto al lugar de reunirnos para despedirnos de nuestro familiar o amigo fallecido.

Al principio se utilizó la morada del fallecido, como el lugar ideal para esta reunión. Por formar parte del fallecido, su residencia mantenía esa familiaridad que se necesitaba.

La modernidad y el ritmo de vida fueron trasladando este ritual a las salas dispuestas para este fin, que ofrecían las empresas funerarias, y muchos parques cementerios. 

Se hizo un poco más impersonal, pero muy práctico para los familiares y allegados.

En la actualidad aparece la incorporación de sitios al aire libre, para despedirnos, manteniendo contacto con los elementos naturales del ambiente, como la vegetación, y aire puro.

Seguro se está, que esta opción irá calando poco a poco en la aceptación de muchos.

 

Ecología

Siguiendo la idea de la conexión con la naturaleza, encontramos que la conciencia ecológica y conservacionista va tomando campo en este ámbito de servicios funerarios.

Así encontramos el empleo de materiales biodegradables en la fabricación de ataúdes, vestimentas para ser usados al momento de la inhumación. 

La idea de que los camposantos estén en espacios aislados de los centros poblados y edificaciones, se conecta con el retorno a la descomposición y degradación del cuerpo y ataúd directamente en la tierra.  

 

Recuerdos

La decisión de tomar la cremación o incineración de los cuerpos, por encima de la inhumación tradicional, ha ido llevando a un requerimiento de conservar “algo” del ser que estamos despidiendo.

Es en este sector donde aparecen algunas técnicas que transforman las cenizas que resultan de la cremación en diversos objetos, incluso en pedrería para joyas.

También se diseña una especie de relicario, que contiene parte de las cenizas del fallecido.

 

Tecnología

El empleo de medios tecnológicos durante los rituales funerarios, cada vez encuentran mayor espacio. 

Transmitir una filmación contentiva de los momentos más resaltantes, o sentimentales del fallecido, se ha hecho parte de muchos servicios.

Igualmente, el empleo de la transmisión “en vivo” de la despedida, ante la imposibilidad de asistir de algún miembro de la familia, se ha hecho un acto recurrente. 

Esta modalidad inició su aparición, al inicio de la pandemia por covid-19, y se ha quedado entre nosotros.

Todas estas innovaciones, y actos ya no tan novedosos pareciera que han ido modificando el ritual tradicional, tal y como lo concebimos. 

Lo que parece no haber sufrido alguna modificación es la necesidad de realizar un homenaje a nuestros afectos, al momento de conocer la noticia de no volverlos a ver.

Las diferentes compañías de servicios funerarios se mantienen a la vanguardia, para complacer y personalizar cada despedida según lo planificado por el propio fallecido, o por sus seres cercanos.